Madrid y Cataluña se abren a estudiar la propuesta de Sánchez de aplicar un estado de alarma parcial

Nada está descartado. Las comunidades autónomas no cierran la puerta a solicitar al Gobierno central un estado de alarma parcial. Distintos Ejecutivos regionales han mostrado cierta disponibilidad para, en caso de creerlo conveniente, aplicar la medida que ofreció este martes el presidente, Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno ha trasladado a las comunidades esa posibilidad, después de haber recibido críticas de la oposición por dejar la gestión de la crisis sanitaria a las regiones. Hasta el momento, distintos territorios como Madrid, gobernado por la popular Isabel Díaz Ayuso, se han mostrado abiertos a estudiar la propuesta de cogobernanza lanzada por Sánchez.

La reacción de la presidenta de Madrid ha sido una de las más inesperadas, tomando en cuenta el tono de sus críticas más recientes al Gobierno central. En una rueda de prensa, Díaz Ayuso, que gobierna la comunidad con más contagios, se abrió a la opción de aplicar restricciones puntuales, aunque matizó que primero se analizará a fondo la oferta del Ejecutivo: “Tiene que haber una estrategia de país y confianza en las comunidades autónomas. Solicitaré todo aquello que haga falta si sirve para proteger la salud de los ciudadanos”, señaló la líder popular. De igual forma se mostró el presidente catalán, Quim Torra, que aprovechó la oportunidad para ironizar sobre la decisión tomada por Sánchez: “Ahora sí parece que el virus entiende de territorios”, dijo según fuentes de la Generalitat. Sin embargo, antes de la reacción del president, la consejera de Salud, Alba Vergés, descartó la aplicación de un estado de alarma en Cataluña: “No es una herramienta imprescindible”.

Cataluña y Madrid son dos de las comunidades más golpeadas por el virus. Otra de ellas es Aragón, gobernada por el socialista Javier Lambán, que de momento no contempla aplicar las restricciones en la comunidad —con la tasa por cada 100.000 habitantes más alta de España: 416,81—: “La declaración del estado de alarma y el confinamiento es la solución fácil. Pero luego rebrota y entretanto se ha asfixiado la economía”, zanja el barón aragonés, según fuentes del Ejecutivo regional.

La mayoría de las comunidades consultadas, no contemplan solicitar el estado de alarma. En el caso de las gobernadas por presidentes del Partido Popular, se ha tomado esa decisión, pero sin lanzar críticas al Gobierno. Por ejemplo, la Región de Murcia, gobernada por el popular Fernando López Miras, señaló en un comunicado que por el momento no está en planes de pedir esa medida. Por otro lado, el castellanoleonés, Alfonso Fernández Mañueco, no lo cierra por completo: “No renunciaremos a ninguna herramienta para proteger la salud y la vida de nuestros vecinos”.

Regiones gobernadas por el PSOE como Asturias, Navarra y las Islas Baleares tampoco han recogido el guante, pero avalan la opción que ha abierto este martes el Gobierno. En ese mismo sentido, el regionalista cántabro, Miguel Ángel Revilla, ha criticado que muchos de los presidentes autonómicos que censuraron primeramente “el excesivo protagonismo del Estado” en la crisis sanitaria, “ahora se quejen de que las autonomías, que tienen la competencia en sanidad, no puedan tomar decisiones”.

Con información de: Juan Carlos Espinosa, Juan Navarro, Lucía Bohórquez, Josep Catà, Juan José Mateo

Leave a Reply