“Venía el lobo y ha venido”

“Venía el lobo y ha venido. ¿Provocado por la Covid? Parece obvio, ha sido un empujoncito después de que las aerolíneas cancelen los vuelos. Vuelvo el 14 de septiembre de vacaciones y no quiero ni ver los comentarios de hoy de los compañeros”. Juan Manuel Ocaña, montador de 55 años en la factoría de la aeronáutica Alestis Aerospace de Puerto Real (Cádiz) resumía este martes el temor de la plantilla, formada por 1.377 trabajadores, tras anunciar el proveedor de aeroestructuras que dentro de un mes ejecutará un ERE. Es una incógnita aún la cifra de empleados afectados por el expediente.

Ante el desplome en la construcción de aviones, Alestis está estos días con sus oficinas y factorías en Sevilla, Cádiz, Getafe, Vitoria y Brasil cerradas, ya que atraviesa un ERTE que afecta a la totalidad de los empleados de la firma, que nutre a gigantes como Airbus (que absorbe un 90% de su producción), Boeing y Embraer. “La empresa no ha esperado ni a cumplir el ERTE, a que el Gobierno ofrezca ventajas y ayudas al sector, o a otro escenario más favorable. Estoy emocionalmente muy afectado porque las perspectivas son mínimas”, comenta otro montador de 52 años, que pide el anonimato, también de la factoría gaditana, cuya provincia sufre un 21,4% de paro.

Tras anunciar Airbus que sus pedidos bajarán un 30% por la falta de encargos de aviones desde las aerolíneas, Alestis, como industria auxiliar, ha movido ficha para recortar plantilla. Un tijeretazo anunciado a pesar de que el Gobierno avanzó a finales de julio un plan con 185 millones para suavizar el desplome de producción del sector. “No quieren perder ni un minuto de tiempo, el ERTE cumple el 30 de septiembre y el 1 de octubre se iniciará el ERE. Me imagino que como mal menor el ERE afectará a un 30% de la plantilla, entre 400 y 500 trabajadores, pero esto demuestra que no están buscando otras ayudas o soluciones que no sea el despido”, augura Rafael Dorente, vicesecretario general de la federación de industria de UGT Andalucía. “El impacto será muy grande en uno de los sectores más cualificados”, añade.

La empresa ha justificado el ERE ante los comités de empresa “como medida para poder hacer frente a la situación de reducción de carga de trabajo confirmada por los clientes, y balancear la capacidad productiva de la compañía con las necesidades del mercado”.

UGT ha solicitado “de manera urgente” la creación de una mesa de crisis para el sector aeronáutico con la participación del Gobierno central, el andaluz y los sindicatos para recupera la industria aeronáutica, al igual que se ha llevado a cabo con la automoción. “No han esperado a todas las conversaciones para mantener el empleo a nivel estatal con Airbus para encontrar soluciones al sector”, lamenta José Hurtado, de la sección de Industria en CC OO Andalucía.

Alestis lidera junto a Aciturri (que posee el 74% de Alestis) y Airnova el sector de la industria aeronáutica auxiliar, que vislumbra un futuro sombrío por la cascada provocada por la pandemia del coronavirus: la espiral de contagios hizo trizas el turismo, los vuelos se redujeron a la mínima, a continuación vinieron los recortes en los pedidos de aviones desde las aerolíneas, y ahora llega la menor producción de aviones por parte de los grandes constructores y la industria auxiliar, Alestis entre ellos.

“El panorama pinta muy mal, venimos de un concurso de acreedores, tenemos una deuda de 280 millones y 1.500 padres de familia pendientes, desde peones hasta ingenieros aeronáuticos, mucha mano de obra especializada. Si todas las compañías están echando, no hay manera de recolocarse”, plantea con gesto agrio Daniel Capitas, secretario general de UGT en la factoría de Sevilla.

Leave a Reply