Detenido el dueño de los locales de comida de la ‘jet set’ en Formentera por tener trabajando a empleados en cuarentena

Arroces que viajan en una zódiac hasta los yates fondeados en la paradisíaca playa de Ses Illetes o lanchas que descargan grupos de amigos para tomar cócteles en un chiringuito a pie de playa. Son algunas de las especialidades del restaurante kiosco El Pirata cuyo propietario y también juez de paz de Formentera, Joan Yern Mayans, fue detenido el pasado domingo por presuntos delitos de lesiones y contra los derechos de los trabajadores al tener trabajando en el local a cinco empleados que debían estar aislados y guardando cuarentena tras hacerse la prueba de coronavirus, después de que días antes dos de sus compañeros dieran positivo.

El restaurante fue clausurado por orden del Gobierno regional el pasado 14 de agosto después comprobar mediante una inspección que cinco trabajadores estaban en activo cuando tendrían que estar aislados y guardando cuarentena. Dos días antes dos empleados del restaurante habían dado positivo en coronavirus, por lo que se había activado el protocolo para localizar a sus contactos estrechos, entre los que figuraban los cinco empleados del restaurante El Pirata. A pesar de la situación, la dirección del local decidió continuar sirviendo comidas a pleno rendimiento.

Tras tener constancia de los hechos, el pasado domingo la Guardia Civil citó al empresario propietario del local en la comandancia del Instituto Armado en Ibiza para tomarle declaración por presuntos delitos de lesiones y contra los derechos de los trabajadores. Tras prestar testimonio, los agentes acordaron su detención, pasó la noche en el calabozo y fue puesto a disposición del juzgado de guardia al día siguiente. Tras comparecer ante el juez, Mayans quedó en libertad acusado de presuntos delitos de lesiones, por los efectos sobre la salud que pudo causar el mantenimiento en su puesto de trabajo de los empleados, y contra los derechos de los trabajadores.

El local, situado junto al mar en el arenal de Ses Illetes, permanece cerrado desde el 14 de agosto y la dirección general de Salud Pública del Gobierno de Baleares tuvo que hacer un llamamiento para que los clientes que habían visitado el restaurante entre el 10 y el 14 de agosto se hicieran una prueba PCR para confirmar posibles contagios. Una de las mayores dificultades vino dada porque el grueso de la clientela de local son centenares de turistas que visitan la isla por vacaciones, la mayoría extranjeros.

El detenido Joan Yern Mayas es juez de paz en Formentera desde hace 20 años y es también propietario de algunos de los restaurantes más conocidos de la isla, frecuentados cada verano por famosos de todo tipo como Pedro Almodóvar o Rafa Nadal, según se puede comprobar en sus páginas web. El restaurante clausurado, el Pirata, se encuentra en la playa de Ses Illetes, igual otro restaurante de su propiedad, Molí de Sal, que también permanecerá cerrado hasta el año que viene. El tercero de sus locales en la isla es el conocido chiringuito Pirata Bus, en la playa de Mitjorn, suele estar frecuentado por visitantes deseosos de ver la puesta de sol.

Leave a Reply