El cuarto tropiezo de Irene Paredes en la misma piedra

El fútbol femenino es un deporte en el que juegan once contra once y en el que el Olympique de Lyon siempre le gana al PSG. No encuentran la manera, las parisinas, de intuir un resquicio por el que atacar a su rival doméstico y que también lo es en Europa, así que se desesperan por haber perdido otra oportunidad después de 95 minutos igualados (0-1), la desgracia de perder a una jugadora y encajar un gol en la siguiente acción, y no poder remontar ni después de la imprudencia de Nikita Parris, con su zancadilla a destiempo, que igualó de nuevo las fuerzas sobre el campo. “Es decepcionante”, confesó ayer Irene Paredes, la capitana del PSG, que volvía a Bilbao, su antigua casa. “Creo que hemos competido, pero un partido tan igualado se decide en los pequeños detalles. Cuando han marcado, hemos tenido alguna aproximación, pero sin fortuna”.

La jugadora guipuzcoana tropieza de nuevo en la misma piedra, la cuarta derrota contra sus rivales esta temporada. Vio de cerca el remate que se convirtió en el gol del Olympique. “No se puede hablar de falta de concentración. No hay ninguna excusa que poner al gol que han marcado, pero ha sido justo después de la expulsión. Ha sido un buen centro”, explicó. Tampoco el técnico parisino, Olivier Echounafi, creyó ver ningún error en la acción. “Estaban concentradas. Habíamos incidido en todas esas cuestiones en el vestuario. Fue un balón bien jugado por el Olympique”. El entrenador del PSG cargó contra el arbitraje: “Creo que se ha jugado con agresividad, con competitividad, pero no creo que en una semifinal de Champions sea normal que se vean dos tarjetas rojas. Ha sido extraño”.

¿Le faltó a su equipo un poco más de decisión? Echounafi cree que no: “Jugábamos frente a un rival de una gran calidad, que sabe mover la pelota, que sabe esconderla y es muy difícil encontrarle los puntos débiles”.

En el bando contrario eran todo sonrisas. “Ganar a un equipo como el PSG y jugar otra final de Champions es para estar muy satisfecho, pero ahora tenemos que concentrarnos en la final, estudiar al rival y tratar de volver a ganar la copa, como el año pasado”, declaró Jean-Luc Vasseur, técnico del Lyon. Para el entrenador, las claves del triunfo, que los lleva a su quinta final consecutiva, fueron “la concentración y la intensidad: “Y que hemos estado bien tácticamente. Creo que lo hemos hecho bastante bien”. No supo calibrar Vasseur si esta victoria sobre el PSG ha sido la más complicada que han logrado sobre su gran rival en Francia y en Europa: “Hemos jugado otros partidos muy difíciles. En la final de la Champions de Cardiff les ganamos en los penaltis después de empatar. Contra el PSG siempre es complicado, y este partido de Bilbao también”.

Leave a Reply