Osaka se une al boicot contra el racismo de la NBA y anuncia que no juega las semifinales de Cincinnati

La tenista japonesa Naomi Osaka, ganadora de dos Grand Slam, ha anunciado que no va a jugar este jueves la semifinal del Masters 1000 de Cincinnati para sumarse al boicot histórico de la NBA en protesta por la violencia racista y policial en Estados Unidos. ”Antes que una atleta soy una mujer negra. Y, como mujer negra, siento que hay asuntos mucho más importantes que necesitan atención inmediata en lugar de verme jugar al tenis”, reza el anuncio sobre la decisión que la propia Osaka, de 22 años, compartió en la red social Twitter. También han hecho lo mismo los equipos de la MLS estadounidense, que no disputaron la séptima jornada de la liga por el caso de brutalidad policial contra Jacob Blake, un afroamericano de 29 años que el fin de semana recibió siete disparos en la espalda por parte de un policía en Wisconsin.

Los primeros en tomar la decisión en la MLS fueron los jugadores del Inter Miami y el Atlanta United, que se enfrentaban en el Inter Miami Stadium y decidieron no jugar el partido. Como una bola de nieve, ocurrió lo mismo en el partido entre el Dallas FC y los Rapids de Colorado en Frisco, en el Real Salt Lake-Los Ángeles FC y en el de Portland Timbers-San Jose Earthquakes, que anunciaron en sus respectivas cuentas de redes sociales que tampoco saldrían al campo de juego. Los cuatro compromisos de la MLS, en fin, no se disputaron en señal de protesta ante el racismo policial que sufre Estados Unidos contra los ciudadanos afroamericanos.

La retirada de Osaka, número 10 del ránking WTA, y de los equipos de la MLS se suman al boicot emprendido por los jugadores de la NBA, que provocó la cancelación este miércoles de todos los partidos de los playoffs de la competición a raíz del tiroteo el fin de semana del afroamericano Jacob Blake por parte de la policía de Kenosha, en Wisconsin. Blake, de 29 años, recibió siete disparos en la espalda mientras intentaba entrar por la puerta del lado del conductor de su vehículo, en el que se encontraban tres de sus hijos. El hombre permanece grave en un hospital y los médicos temen que se quede parapléjico.

El tiroteo de Blake desencadenó nuevas protestas antiracistas y contra la violencia policial, que dejaron en la tercera noche seguida de protestas de este miércoles dos muertos y un herido a manos de civiles armados, disparando todavía más la tensión. ”No espero que ocurra nada drástico por no jugar, pero sí puedo hacer que se inicie una conversación en un deporte mayoritariamente blanco, creo que sería un paso en la dirección correcta”, escribió Osaka en un mensaje compartido en inglés y japonés. La tenista dijo estar cansada del “continuo genocidio de gente negra a manos de la policía” y de tener un nuevo hashtag (etiqueta) en las redes cada pocos días. ”¿Cuándo será suficiente?”, escribió en un mensaje Osaka, en el que incluyó el nombre de víctimas como Jacob Blake, Breonna Taylor, Elijah McClain y George Floyd, cuya muerte en mayo bajo custodia policial dio ímpetu al movimiento Black Lives Matter.

Osaka, una de las jóvenes con mayor proyección del circuito, logró clasificarse para las semifinales de Cincinnati tras derrotar el miércoles por 4-6, 6-2 y 7-5 a la estonia Anett Kontaveit, y debía disputar este jueves a las 17.00 (hora peninsular española) el siguiente encuentro ante la belga Elise Mertens. La tenista japonesa derrotó en 2018 en la final del US Open a Serena Williams. Fue su primer Grand Slam. Al año siguiente llegó el segundo, cuando en el Open de Australia ganó en la última ronda a la checa Petra Kvitová.

Leave a Reply