Hostería San Millán, noche monumental en La Rioja

Puntuación: 6,5
Arquitectura 9
Decoración 4
Estado de conservación 6
Confortabilidad habitaciones 5
Aseos 5
Ambiente 7
Desayuno 6
Atención 8
Tranquilidad 7
Instalaciones 7

Para la lengua española, 977 es un año histórico. Un monje del monasterio fundado a la muerte del santo Millán, que había tenido lugar cuatro siglos antes, se permite insertar unas anotaciones en el margen derecho de un códice escrito en latín. Esos comentarios se realizan en la lengua popular de la región, el romance, y en otro idioma más antiguo, el euskera. Nace una leyenda: las glosas emilianenses.

Menos de un siglo más tarde, en 1053, el rey García Sánchez III de Navarra manda construir otro monasterio más abajo y accesible, que para diferenciarlo del anterior, Suso (arriba), acaba siendo conocido como el de San Millán de Yuso. Desamortizado en varias ocasiones, el lugar pasa de alojar benedictinos a franciscanos, hasta que en 1878 se convierte en residencia de los agustinos recoletos, que hoy lo ocupan a medias con una hostería gestionada por el Gobierno de La Rioja desde 1995, lo que sirve para la subsistencia de los religiosos y del monumento, uno de los más grandes de la península Ibérica.

Un gran patio exterior abre paso a las dependencias hoteleras, realzadas desde el principio por el acristalamiento algo kitsch del vestíbulo y por el entramado de ventanas que acredita su estilo herreriano del siglo XV, dado que el edificio románico primigenio acabó siendo demolido. Enseguida se aparecen las huertas y la línea murada que separa el monasterio de su entorno boscoso. El patio ajardinado con sus terrazas y barricas informa de la orientación enoturística que ha ido tomando el alojamiento, con detalles persistentes en el salón del primer piso, comunicado con otro salón para reuniones a través de una pasarela en voladizo sobre la entrada.


Una de las habitaciones de la Hostería San Millán.

ampliar foto

Una de las habitaciones de la Hostería San Millán.

Impresionados quizá por la majestuosidad del monasterio, los responsables de restaurar la hostería se explayaron a gusto con los marcos dorados, los pavimentos de mármol y otras fruslerías cortesanas. Leyenda obliga.

Tampoco le quisieron bajar el tono a los dormitorios, que siguen exornados de objetos sin recato, aunque algunos muebles mantienen un porte estimable. Detalles siempre menores ante la panorámica que ofrecen sus balcones. Si unos miran a la plaza de Yuso, los mejores se abren al monasterio de Suso y al verdor de la sierra de la Demanda, con la Cabeza Parda al fondo. La Suite Real, situada en los antiguos aposentos del abad, vale un suspiro.

Hostería San Millán

  • Categoría oficial: 4 estrellas
  • Dirección: monasterio de Yuso, San Millán de la Cogolla (La Rioja)
  • Teléfono: 941 37 32 77
  •  Web: hosteriasanmillan.com
  •  Instalaciones: aparcamiento exterior, jardines, terrazas, sala de reuniones con capacidad para 120 personas, salón de estar, gastrobar, restaurante
  • Habitaciones: 22 dobles, 2 júnior suites, 1 suite 
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos; catas y otras actividades enológicas
  •  Precios: desde 110,70 euros la habitación doble, desayuno e IVA incluidos.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Leave a Reply