Los consejos de Bankia y CaixaBank decidirán este jueves la creación del banco más grande en España

El logo de CaixaBank y el de Bankia se reflejan en el cristal de una sucursal de Barcelona. REUTERS/ Albert Gea
El logo de CaixaBank y el de Bankia se reflejan en el cristal de una sucursal de Barcelona. REUTERS/ Albert GeaALBERT GEA / Reuters

Los consejos de administración de CaixaBank y Bankia se reunirán finalmente este jueves, 17 de septiembre, tras haber puesto concluido todos los informes sobre la situación financiera de ambas entidades, así como los prolijos trámites administrativos. Los consejos, que podrían celebrarse sobre las 17 horas de este próximo jueves, abordarán la ecuación de canje, es decir, cuántas acciones de CaixaBank se entregan por las de Bankia, lo que implica fijar el precio de la operación.

Este ha sido el elemento más complejo de resolver y que precisó de una reunión al máximo nivel, celebrada en la noche del martes 15 de septiembre, entre la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y el presidente de la Fundación La Caixa, el accionista mayoritario de CaixaBank, Isidro Fainé. Una vez llegado a un acuerdo entre los dos máximos accionistas de ambas entidades, la operación ha vuelvo a su cauce. En principio se pensó que el consejo sería el domingo 13, luego el miércoles 16 y finalmente se celebrarán el jueves 17.

Los consejos también tratarán la estructura organizativa de los puestos de mando del futuro banco, que mantendrá el nombre de CaixaBank, la entidad compradora. En principio, el futuro consejo de administración de la entidad fusionada tendrá 15 puestos.

Siguiente paso, convocatoria de juntas

El inicio de las negociaciones arrancó de forma discreta antes de verano, tras ser autorizado por ambos consejos, que para su asesoramiento contrataron a bancos de inversión (Morgan Stanley en el caso de CaixaBank y Rotschild en el de Bankia), consultoras (Deloitte y EY, respectivamente) y asesores legales (Uría Menéndez y Garrigues, respectivamente). La reunión de este jueves dará el pistoletazo de salida a una operación que creará un grupo con activos por importe de 650.000 millones de euros, unas 6.600 sucursales (4.400 la entidad de origen catalán y más de 2.200 la entidad nacionalizada) y una plantilla conjunta superior a los 51.000 empleados (casi 35.600 CaixaBank y unos 16.000 Bankia), lo que propiciaría significativas sinergias.

A continuación, en una nueva reunión de los consejos de administración se convocarán las juntas extraordinarias de accionistas. Dicha convocatoria debe hacerse con, al menos, un mes de antelación, por lo que en el mejor de los casos los accionistas darían su visto bueno a la operación a finales de octubre.

Leave a Reply