Luis Garicano: “Sería catastrófico para la UE que España gastara mal los fondos europeos”

Los fondos europeos aprobados el pasado mes de julio para combatir la pandemia entran en una fase clave con las negociaciones con el Parlamento Europeo. Luis Garicano (Valladolid, 53 años), vicepresidente del grupo parlamentario de los liberales de Renew y jefe de la delegación de Ciudadanos, está en el equipo negociador. Y advierte del peligro de que España deje pasar una “oportunidad única” para modernizarse.

Pregunta. ¿Se aprobará todo ese paquete de ayudas este año?

Respuesta. Estamos abordando tres asuntos clave: los recursos propios, el reglamento del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, en el que Ciudadanos ha introducido una enmienda para que los gobiernos no puedan deshacer reformas introducidas en el marco del Semestre Europeo, y el Marco Financiero Plurianual (MFF). El Parlamento Europeo tiene bastante poder de negociación en el MFF de cara a nuestras tres prioridades: un mecanismo sobre el Estado de derecho claro y potente, un sistema de recursos propios que arranque el año que viene y más dinero para programas estrella de la UE.

P. Habla de tres paquetes, pero las capitales dicen que solo hay uno y deben ratificarlo…

R. Esa cuestión es clave. Si el Parlamento Europeo no puede separarlo en tres paquetes, nuestro poder de negociación será muy bajo. Queremos que el fondo de recuperación se ponga en marcha cuanto antes, pero también negociar para que se destinen más recursos a programas que creemos que fueron injustamente recortados.

P. ¿Quieren que los planes nacionales de recuperación pasen por el Parlamento Europeo?

R. Va a ser complicado, pero vamos a luchar por que sea así. El Parlamento debe poder sacar la tarjeta roja a un Estado que está despilfarrando. Es dinero europeo y debe haber un control europeo. Para España sería una catástrofe que ese dinero no se gastara o se gastara mal, pero también lo sería para Europa. Si dentro de cinco años los periódicos holandeses y alemanes publicaran escándalos en el uso del dinero europeo, sería el fin de la unión fiscal. No veríamos nunca más una solución solidaria en Europa.

P. España recibirá más de 140.000 millones de euros en cuatro años. ¿Hay capacidad para absorber ese dinero?

R. Con el programa 14-20 solo absorbimos el 35% de los fondos europeos. Era muchísimo menos dinero y fuimos incapaces. El Gobierno debe tener claro que no puede simplemente regar a los Ministerios con dinero, porque eso es despilfarrar, y tampoco puede montar un sistema hiperburocrático que bloquee fondos.

P. ¿Y qué debe hacer?

R. La alternativa es un sistema centralizado en un comisario del plan a tiempo completo. Me preocupa si vamos a gastar el dinero y vamos a gastarlo bien. Y creo que con las estructuras administrativas que tenemos ahora, no lo haremos.

P. ¿Y se podrá canalizar con otros Presupuestos prorrogados?

R. La respuesta es no. No hay ningún documento europeo que diga que el Presupuesto tiene que estar aprobado para poder elaborar el plan, pero hay una conexión política. La tarea de un gobierno es decidir en qué se gasta y cómo se financia. Y el señor Sánchez ha conseguido estar en el Gobierno tres años con unos presupuestos elaborados por [el exministro de Hacienda Cristóbal] Montoro pactados con Ciudadanos. Me parece que es vivir en Alicia en el país de las maravillas pensar que un gobierno puede hacer su labor sin presupuesto. Es surrealista e inaceptable. Por eso Ciudadanos le ofrece una alternativa a esa fórmula de pactar con la extrema izquierda, que es extrañísima en Europa. Ahora la elección es de Sánchez.

P. ¿Cómo cree que está encarrilando la negociación?

R. Como español, me parece deprimente, frustrante… Ver que personas cuyo mayor elemento de programa es destruir España, de Bildu y Esquerra, son los que deciden el futuro de España…

P. La oferta de Ciudadanos llega ahora, pero les podrán decir que podrían haberlo evitado antes…

R. Inés Arrimadas ha ofrecido esta vía y es Pedro Sánchez quien debe elegir.

P. ¿Cómo y cuándo hay que reactivar las reglas fiscales europeas?

R. Va a ser extremadamente complicado. España y los países con una segunda oleada más acusada van a sufrir un retraso económico. Habrá países en una situación económica muy crítica y otros que ya habrán salido. Y los países que podrán pensar en el futuro son los que están más preocupados por las cuentas públicas y van a pedir recuperar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. La salida es reconocer que ahora las reglas no funcionan, pero habrá países que querrán reformar en un sentido y otros, en otro. La reforma va a ser compleja, pero no hay alternativa.

P. ¿Qué reformas cree que España debe acordar con la Comisión Europea?

R. Los que piensan el fondo comunitario es un cheque en blanco se equivocan. El dinero europeo se ha de gastar en prioridades europeas: la digitalización de la economía y la energía limpia. Y hay que reformar radicalmente el sistema de formación, la educación, la sanidad y la Administración pública. Y la industria verde.

P. ¿Deberían pasar esos planes nacionales por el Congreso?

R. Deben tener la legitimidad democrática para que autonomías y partidos estén alineados. Si España pierde esta oportunidad de modernización podemos ir por el camino de Argentina y otros países en vías de desarrollo. No exagero. España tiene una oportunidad única. Si la perdemos, puede ser catastrófico. En estos tres años que vienen podemos perder 15 o 20 años de convergencia económica con Europa.

P. ¿España debe pedir prestado al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE)?

R. Estamos gastando unos 8.000-10.000 millones al mes adicionales entre gastos de la Seguridad Social, desempleo, ERTE… Los 23.000 millones del programa SURE se han gastado y aún no se puede acceder a los fondos europeos. Si te puedes ahorrar dinero endeudándote al precio que paga Europa en lugar de España, tu obligación como gobernante es hacerlo.

P. ¿Los mercados no castigarían a España?

R. Estoy seguro de que no. No hay condicionalidad macroeconómica, solo hay que gastarlo en la pandemia y España está teniendo grandes necesidades de financiación. No sería un rescate, en los términos de lo que pidió Rajoy.

Leave a Reply