Koeman: “Si ganas, hay tranquilidad”

No ha sido un verano sencillo para el Barça, a la gresca Messi porque le forzaron a quedarse con el contrato en la mano y con salidas polémicas como la de Luis Suárez, ya goleador del Atlético. Pero el equipo respondió sobre el césped. “Siempre es bueno e importante ganar partidos. Si ganas, hay tranquilidad”, resolvió Koeman, que añadió: “Confiamos en nuestros cambios [tácticos y de jugadores]. Jugamos diferente en el medio y esto nos ayuda en mejorar y tener claro qué queremos”. Ante al Villarreal, le salió bien.

Cuestionados los técnicos por su sistema, suelen responder de forma invariable que es un dibujo y por lo tanto un punto de partida. Aunque la teoría no convencía en el Camp Nou, donde el 4-3-3 instaurado por Johan Cruyff, prolongado por Rijkaard y atornillado por Guardiola parecía inflexible. Valverde le dio una vuelta con el adiós de Neymar (4-2-2) y ahora Koeman lo ha sacudido con el 4-2-3-1. A falta de saber cómo cuajará la idea, frente al Villarreal quedó claro que de momento funciona sin renunciar a la posesión ni al ataque, aunque tampoco al vértigo. “Hemos presionado bien y robado balones. Creamos muchas ocasiones y hemos hecho cuatro goles, por lo que es un gran rendimiento y un buen fútbol ofensivo”, convino Koeman. “Son diferentes sistemas y tenemos compañeros nuevos y jóvenes. Nos estamos intentando adaptar, pero las sensaciones son buenas y nos falta poco. Empezar así da fuerzas”, apuntó Busquets, que también valoró jugar con un mediocentro a su lado: “En defensa tengo un compañero al lado y en ataque tengo un poco más de libertad para tirar hacia arriba”. Pero exigente como es, Koeman también quiso dar un aviso para navegantes. “En la segunda parte hemos bajado el ritmo y hemos tenido demasiadas pérdidas de balón”, expuso. Busquets lo vio así: “Ha sido un buen partido, sobre todo en la primera parte, donde hemos encontrado espacios y gente arriba con movilidad. En la segunda, hemos bajado un poquito por el resultado, intentando mantener la portería a cero”.

Felicidad del equipo, pero también de Messi, que sonrió tras su gol de penalti tras un mes y medio de disgustos con la directiva. “Creo que Leo es feliz aquí. Cuando sale al campo y juega es feliz porque es lo suyo, su vida. Así lo ha demostrado ante el Villarreal. Se le ve con compromiso e implicado”, resumió Guillermo Amor. “Para mí es un sueño jugar a su lado”, apostilló Ansu, protagonista del duelo; “siempre me ayuda y me da consejos. Estoy muy contento”.

También lo estaba Koeman con Griezmann, que no brilló con el balón en los pies. “Estoy contento por su juego y mentalidad. Ha trabajado muy bien, dado profundidad y lo importante es que el equipo gana, no quién marca los goles. Aunque ojalá que marque en el próximo”. Pero si puede, Koeman quiere a otro jugador para el ataque. “Hay que dar profundidad por las bandas y hay que tener más posibilidades, como encontrar también a la posición del nueve. Siempre es bueno tener un nueve fijo y estamos trabajando para ocupar esa posición”.

Leave a Reply