La UE planea obligar a las grandes tecnológicas a compartir sus datos con rivales más pequeños

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en primer término; y la comisaria de Competencia, Margherite Verstager, durante una sesión plenaria en el Parlamento Europeo.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en primer término; y la comisaria de Competencia, Margherite Verstager, durante una sesión plenaria en el Parlamento Europeo.Getty Images

La Unión Europea planea obligar a las grandes empresas tecnológicas (Google, Facebook, Amazon y Apple, fundamentalmente) a compartir sus datos de clientes con rivales más pequeños, según un primer borrador del reglamento de la Ley de Servicios Digitales que está preparando al cual ha tenido acceso el diario Financial Times. Según este documento, estas empresas no podrán utilizar los datos recogidos en la plataforma… para [sus] propias actividades comerciales a menos que los hagan accesibles a los usuarios de negocios activos en las mismas actividades.

La vicepresidenta Margrethe Vestager y el comisario Thierry Breton anunciaron en febrero su intención de lanzar su Ley de Servicios Digitales a finales de este año, como un intento de reforzar esta industria, explotar los datos no personales para crear mayor beneficio económico y desarrollar la inteligencia artificial de manera ética, segura y responsable. Esta es una de sus seis grandes prioridades políticas para no quedarse descolgada de los Estados Unidos y China

A principios de este mes, Thierry Breton, el comisario francés para el mercado interior, explicó que la UE estaba preparando una lista negra de comportamientos que las llamadas grandes plataformas tendrán que erradicar de sus prácticas comerciales. Ya en febrero, Vestager advirtió que las big tech se verían obligadas a abrir sus datos a competidores más pequeños. Este borrador, asegura el rotativo británico, constituye un primer indicio de que Bruselas ya está poniendo las ideas sobre el papel y mostrando la batalla que se está preparando entre los reguladores y Silicon Valley.

El documento incluye unos 30 párrafos con prohibiciones y obligaciones. Entre ellos, se encuentra también la limitación de los fines para los que podrán usar los datos. “Las plataformas gatekeeper [se les considera una suerte de guardianes de internet, con capacidad para influir en opiniones y debates] no utilizarán los datos recibidos de los usuarios empresariales para servicios de publicidad con ningún otro propósito que no sea el de servicio de publicidad”, precisa el borrador, que sugiere a su vez que se puede prohibir a las big tech el dar un trato preferente a sus propios servicios en sus sitios o plataformas, en detrimento de sus rivales, y que no se debería permitir a las empresas preinstalar sus propias aplicaciones en dispositivos de hardware, como ordenadores portátiles o teléfonos, ni obligar a otras empresas a preinstalar exclusivamente su software. Por otra parte, Bruselas quiere que las grandes plataformas permitan a los usuarios desinstalar cualquier aplicación preinstalada en dispositivos, según el proyecto, que se encuentra en sus primeras etapas.

Las compañías darán, previsiblemente, la batalla. Google ya ha explicado su postura de que lo ideal es que se modernicen las normas existentes en lugar de “recurrir a la consideración de marcos reglamentarios nuevos y distintos”. Además, rechaza la idea de definirlos como guardianes de internet, dado que, en su opinión, “en ciertos sectores, la plataforma puede tener poder de mercado; en otros, puede ser un nuevo participante o un actor marginal. El ecosistema digital es extremadamente diverso y evoluciona rápidamente, y sería erróneo que las designaciones de gatekeeper se evaluaran en función de la posición de toda una empresa o grupo de empresas”, dijo.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA RETINA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Leave a Reply