La Audiencia Nacional excarcela a Rodrigo Rato bajo control telemático

Rodrigo Rato a su entrada en en la cárcel de Soto del Real en octubre de 2018.
Rodrigo Rato a su entrada en en la cárcel de Soto del Real en octubre de 2018.ULY MARTIN

El juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis de Castro, ha resuelto este jueves otorgar el tercer grado penitenciario o semilibertad al exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, después de la sentencia absolutoria en el juicio por la salida a bolsa de Bankia, entidad de la que fue presidente. El juez ordena que se instale a Rato una pulsera de control telemático, por lo que el político podrá cumplir el resto de la condena en su domicilio sin tener que acudir a prisión. La medida será efectiva una vez la Junta de Tratamiento de la cárcel de Soto del Real (Madrid) fije el centro penitenciario del que pasará a depender a partir de ahora, previsiblemente un Centro de Inserción Social (CIS), y el plan de ejecución de lo que le resta de pena. El exvicepresidente cumplía una condena firme de cuatro años y seis meses por apropiación indebida en el caso de las tarjetas black de Caja Madrid y cumplía la mitad de la pena el próximo 21 de enero.

El magistrado admite así un recurso de Rato contra la decisión de Instituciones Penitenciarias del pasado 4 de mayo de no concederle el tercer grado. Entonces, Prisiones tuvo en cuenta que el político estaba pendiente de la sentencia del caso Bankia, en el que la Fiscalía pedía para él una pena de ocho años y medio. Su absolución ha dejado ahora sin valor este argumento, como señala el juez en su acuto. Además, De Castro entiende que en el caso del exdirector gerente del FMI existen motivos para la concesión: ha disfrutado de permisos de salida sin incidencia alguna, su pronóstico de reincidencia es bajo, ha asumido íntegramente la responsabilidad civil en el caso de las tarjetas black y ha pedido perdón “de forma pública y notoria antes de su inmediato ingreso en prisión” por esa causa.

El juez rechaza los motivos esgrimidos por Instituciones penitenciarias para mantener a Rato en prisión. En concreto desestima que exista alarma social y cree que la existencia de otra causa pendiente, como es la que se sigue en un juzgado de Madrid por su supuesto enriquecimiento ilícito mientras estuvo al frente de Bankia, y que aún está en fase de instrucción y sin fecha para el juicio, no puede “convertirse en una losa” que le impida acceder a la semilibertad.

Leave a Reply