Koeman: “No se le puede pedir más a este equipo”

Koeman da instrucciones durante el duelo ante el Ferencvaros.
Koeman da instrucciones durante el duelo ante el Ferencvaros.Joan Monfort / AP

Marco de penalti Messi, delantero centro frente al Ferencvaros. Ansu Fati también festejó su diana –”ha sido un pase fantástico de Frenkie [De Jong] y solo he tenido que empujarla”, resolvió el MVP del encuentro-; Coutinho le siguió con un remate a pase de espuela de Ansu; Pedri resolvió desde dentro del área un centro de Dembélé, que luego hizo lo propio para cerrar el marcador. Solo faltó el tanto de Trincão entre los atacantes azulgrana, por más que completó un partido notable a pesar de que empezó con más dudas que certezas. “Es lo mejor para un entrenador, que la gente de arriba dé rendimiento”, señaló al acabar el encuentro Ronald Koeman; “y si había dudas, hemos demostrado que tenemos muy buenos atacantes”.

Entiende Koeman que, sin contar con Messi y Piqué, acaso De Jong, no hay nadie insustituible en el equipo del mismo modo que el 4-2-3-1 instaurado es por el momento inflexible. “El sistema se elige dependiendo de la calidad jugadores. Y por eso el doble pivote. Además, hay competencia. Esta vez ha jugado Pjanic, que le costó al principio porque físicamente estaba por debajo del resto, pero ahora está bien”, señaló el técnico, al tiempo que agregó: “Es importante que tenga sus minutos porque con Frenkie y Busi tiene competencia”. Lo mismo piensa de sus delanteros cuando le cuestionaron por el partido de Trincão y la posibilidad de que le quite el sitio del once a Griezmann, de momento fuera de lugar. “Trincão aumenta la competencia por la derecha y por la izquierda. Hay alternativas, buena gente arriba y como staff lo importante es escoger bien para el equipo”. Y, orgulloso, se centró en Messi: “Leo ha marcado, ha dado asistencias y lo demás se han aprovechado de su calidad. Son goleadores diferentes y es importante no depender de un solo jugador. Ojalá que no duerma el viernes por la noche por dudar de quién tengo que poner arriba”.

Así lo ve también Ansu Fati, que dedicó su gol a su sobrina recién nacida, hija de su hermano mayor: “Es bueno para el equipo que todos estemos bien. Cuanta más competencia, mejor seremos todos. Cada uno tiene que seguir trabajando y mejorando. El míster decide y si no te toca jugar, pues hay que seguir entrenando”. Pedri, que se estrenó en la Champions con una diana que dedicó a su abuela fallecida y a su hermano, amplió: “Es lo que tenemos que hacer, estar todos enchufados y que el míster tenga difícil escoger”. Eso sí, desveló su truco para no pasar nervios: “No es fácil jugar en un equipo así y cuando entro en el campo, me evado un poco de la realidad y pienso que estoy jugando en casa con mi hermano. Aunque aquí está Messi… Y es un poco más difícil conseguirlo, pero lo intento y me va bien”. Koeman piropeó a los dos menores de edad, también goleadores: “Estamos muy contentos con Ansu y Pedri, sabiendo sus años, cómo trabajan y el rendimiento que dan. Dentro de poco cumplirán los 18 y eso significa un gran futuro para este club”.

La felicidad de Koeman era casi completa, pues siempre tiene una crítica, carácter holandés que entiende la diatriba como un argumento constructivo. “En general bien, estoy contento. Hemos hecho un fútbol muy bueno, aunque a veces hemos bajado demasiado el ritmo”, se arrancó; “lo único para estar descontento es que a veces bajamos un poco el ritmo y nos ponemos en problemas. Pero si lo mantenemos alto, somos muy buenos”. Tanto le gustó que se explayó: “Hay gente nueva, joven, son muchos cambios y no se le puede pedir más a este equipo de momento. Tenemos un gran futuro pero hay que estar tranquilos. Hay que dejar un margen de mejoría. No puede ser en dos tres semanas y dentro de poco el equipo jugará mejor, como un equipo. Necesitamos tiempo en ese sentido”. Y cerró con la expulsión de Piqué a la vez que sacaba pecho: “La tarjeta roja nos ha complicado un poco el partido. Pero estamos acostumbrados porque nos pasó en el Celta y también esta noche. No nos quejamos y sí marcamos. Aunque creo que es un castigo demasiado fuerte, para mí es amarilla. Pero hay que aceptarlo y seguir”.

Cuatro renovaciones de una tacada

Aunque el club está en precariedad económica, el Barcelona decidió renovar a cuatro jugadores de una tacada, ahora que la directiva está en entredicho por la moción de censura que está en marcha. Así, la dirección deportiva extendió los contratos de Piqué, además de Lenglet, Ter Stegen y De Jong, que son los tres jugadores que no han firmado la carta conjunta del equipo como negativa a la petición de la directiva a bajarse las nóminas por segunda vez, tal y como hicieron durante el confinamiento.

Piqué, que pasa a tener una cláusula de rescisión de 500 millones, renovó hasta 2024, aunque las dos últimas temporadas dependerán de un mínimo de encuentros disputados, que se cifra en el 35% del total de los minutos. Ter Stegen, con la misma cláusula de rescisión que el central, prolongó su firma hasta 2025. Lenget, por su parte y con 300 millones de cláusula, firmó hasta 2026. Igual que Frenkie de Jong, que aumenta su cláusula a los 400 millones. “Estos acuerdos se han cerrado después de semanas de negociación e incluyen una adecuación salarial temporal, debido a las actuales circunstancias derivadas de la crisis provocada por la covid-19”, rezó el comunicado oficial del Barcelona.

Leave a Reply