La banca cooperativa, comprometida y sostenible

En el sector bancario español también existen modelos de negocio tan particulares que se convierten en únicos. Es el caso del Grupo Caja de Ingenieros, una banca que abandera una manera de hacer diferente. Comprometida, sostenible y cooperativa, sus más de 204.000 socios se benefician por partida triple de esta última condición: al ser usuarios de productos y servicios personalizados y porque los beneficios de la entidad acaban revirtiendo tanto en los propios socios como en el conjunto de la sociedad.

Banca de los socios

Una banca cooperativa en poder de sus socios, con toda su diversidad de circunstancias, necesidades y actividades, está mucho más cerca de ellos, y con ellos, de la sociedad. En consecuencia, su gestión es más transparente y flexible para adaptarse a esas necesidades cambiantes. En consecuencia, desarrolla una vocación de compromiso con el bien común y cercanía con las personas, más allá de sus propios socios.

Es de hecho su marca diferencial, responsable de su crecimiento continuo desde su fundación en 1967. Dicho de otra forma, sus valores se traducen en su rentabilidad y en la creación de valor compartido.

[embedded content]

Un modelo de banca comprometida

De ahí su combinación de valores tangibles —solvencia y servicio personalizado— e intangibles: la empatía con ese factor humano, seguridad y confianza en una relación cercana de largo plazo, durante las diferentes etapas vitales y profesionales de cada socio.

Esa sensibilidad personal se proyecta en la sensibilidad colectiva a través de productos, servicios y proyectos socialmente responsables, avalados por parámetros internacionales como el CdE ODS Impact —que mide el efecto positivo del negocio y las inversiones a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU—, el primer fondo creado por una gestora nacional para contribuir a esos mismos Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Plan de Pensiones CE Climate Sustainability, su tercera posición en gestión de activos ISR (Gestión Socialmente Responsable, que en un futuro próximo alcanzará al 50% de sus planes de inversión y fondos de pensiones) o su catálogo basado en criterios ASG (Ambientales, Sociales y de Buen Gobierno), entre otros.

Un nuevo y reciente paso en esa dirección: su adhesión a la Iniciativa de Finanzas en el Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas (UNEP FI), compartida por entidades comprometidas con su impacto social positivo tanto en las personas como en la salud del planeta.

Una banca solidaria

Compromiso social y solidaridad funcionan desde varios frentes como vasos comunicantes.

En la batería de medidas para ayudar a los socios frente a la crisis de la Covid: mayores facilidades en concesión, plazos e importes de préstamos, ampliación de límites de tarjetas para enfrentar imprevistos, menores tipos de interés en pagos aplazados y fraccionados, adelanto del ingreso de pensiones y prestaciones de desempleo o nuevas líneas de financiación (ICF, ICO, Avalis…).

También con un apoyo directo a sectores vulnerables, como la donación a Cruz Roja para dotar a sus voluntarios de material de protección, la colaboración con el fondo solidario UNESPA destinado a 700.000 profesionales sanitarios o la aportación a Cáritas.

Caja de Ingenieros, sostenible y reponsable

Si alguna necesidad social está llamada a transformar el futuro de la economía y el estilo mismo de vida es la sostenibilidad, entendida como la responsabilidad de cada individuo y cada empresa en la lucha contra el cambio climático.

Caja de Ingenieros materializa ese compromiso desde todos sus ámbitos.

– Uniéndose al Pacto Mundial de Naciones Unidas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con objetivos tangibles y auditables de sostenibilidad.

– El año pasado alcanzó la neutralidad en carbono al compensar todas sus emisiones de CO2.

– Desde 2014 su Gestora de Fondos participa en la iniciativa PRI de la ONU que desarrolla los criterios de Inversión Socialmente Responsable.

– En 2019 la Gestora logra la máxima calificación en Estrategia y Gobernanza PRI (Principios de Inversión Responsable).

– Certificación AENOR a sus productos de inversión y previsión como socialmente responsables.

[embedded content]

Banca solvente y digital

– En 2019 alcanzó 7.143 millones de euros en volumen de negocio, un 15,39% más que el año anterior.

– Los recursos gestionados de los socios subieron a 4.900 millones (+13,73%).

– Les concedió casi 1.800 millones de euros en créditos.

– Situó su ratio de capital en el 15,48%, por encima de los requisitos reguladores.

– Su número de socios creció el 8,9%, con índices de satisfacción y recomendación superiores a la media del sector financiero.

– Apuesta por la digitalización integral como modelo de negocio.

– Más del 87% de sus socios digitalizados en 2019.

– Un 40% más de accesos (19 millones) y un 37% más de operaciones (219 millones) que el ejercicio anterior.

– Crecimiento del 70% en los socios que usan Banca Mobile, con un incremento del 94% en las operaciones respecto a 2018.

– Consolida programas específicos como el Servicio de Atención Digital al Socio y nuevo salto tecnológico —digitalización e inteligencia artificial— en el plan estratégico Conecta 2020-2023.

Para todo tipo de socios

Caja de Ingenieros cubre todo el espectro de soluciones para las necesidades específicas de sus socios, tanto a nivel particular como para empresas.

Servicios de Gestión de inversiones, Mediación de seguros, Previsión social en vida y pensiones, Inversión bursátil y Cooperativa de Consumidores y Usuarios con ventajas y descuentos (Ingenium Shopping).

Y gestión especializada en

– Banca Retail.

– Banca para Empresas y Autónomos.

– Banca Personal, con asesoría gerencial ajustada a cada caso.

– Banca Mayorista para instituciones, corporaciones, administraciones y compañías de seguros y financieras.

– Banca para Instituciones académicas y profesionales.

Fundación Caja de Ingenieros

La pieza clave en la canalización del compromiso social. Desde su creación en 2011, ha destinado más de 4,5 millones de euros a 480 proyectos que han beneficiado a más de 220.000 personas en riesgo de exclusión social y laboral, ha repartido 2.400 becas de formación y facilitado nuevas oportunidades a más de 1.000 emprendedores. Se puede cuantificar el retorno en impacto social positivo de todo este esfuerzo: cada euro invertido ha multiplicado por 3,8 su valor.

Junto con las cuatro universidades politécnicas del país, la Fundación impulsa el Observatorio de la Ingeniería en España, el mayor en toda la historia del sector, para conocer a fondo las necesidades de más de 300.000 ingenieros y universitarios. Asimismo, concede dos galardones de estímulo al gremio: el Premio Emprendimiento, que supera los 100.000 euros en sus siete ediciones, y los Premios Ideas Innovadoras Isabel P. Trabal, con más de 250 candidaturas desde su comienzo.

Con esta filosofía y forma de operar, y siempre fiel a sus valores, Caja de Ingenieros trabaja día a día. Para esta Entidad, la confianza y la satisfacción de sus socios y socias son la mejor recompensa. Y es que ellos son su razón de ser.

Leave a Reply